Posteado por: HispaniaGothorum | 27 noviembre 2007

La batalla del Ginnungagap

El universo solo era caos, oscuridad y confusión, pero surgió una grieta gigantesca, un enorme abismo en el centro de todo. Era tan inmensa que no se podían concebir sus extremos. Era un lugar frío, tan frío que en el interior de sus escarpadas paredes un hombre actual se congelaría instantáneamente. Este abismo era el Ginnungagap.
 
Al norte de esta grieta se encontraba el reino de Niflheim, un oscuro lugar, siempre cubierto por la niebla. En este lugar surgió el río Hvergelmir, que a su vez se dividía en otros once, que en su conjunto eran llamados Elivagar. Todos ellos desembocaban en el Ginnungagap, pero tan intenso era el frío allí, que el agua se convertía inmediatamente en hielo, llenando poco a poco el inmenso abismo.

Al sur de Ginnungagap se encontraba el Muspellsheim, un lugar de fuego y luz perpetua, que era todo lo opuesto al Niflheim. Aquí vivía Surtr, el gigante de fuego, la primera criatura viviente. Su tarea era proteger el Muspellsheim de los intrusos, pero como era el único ser viviente, era una ocupación muy aburrida. Como no tenía otra cosa que hacer, se dedicaba a practicar con su espada de fuego, lanzando enormes llamaradas al interior del Ginnungagap. Estas llamas, al entrar en contacto con los hielos del fondo del abismo, lanzaban grandes chorros de vapor. El vapor chocaba con el gélido aire y se convertía en escarcha que volvía a caer al fondo del abismo. Fruto de esta escarcha se formaron Ymir, el primer gigante y Audhumble, una enorme vaca.
Cómo es lógico, en poco tiempo, estas dos criaturas estuvieron hambrientas. Ymir podía ordeñar la enorme vaca, formando torrentes de leche. Pero esta, no pudo hacer otra cosa que lamer los bloques de hielo hasta que desenterró al dios Buri el productor. Después de saciarse con la leche de Audhumble, Ymir sintió sueño y se quedó dormido. Mientras sucedía esto, Surtr jugaba con su espada de fuego, provocando que el dormido Ymir sudase. De este sudor nacieron tres hijos. Uno de ellos Thrurdgelmir era un horrible gigante de seis cabezas.

Poco después de su nacimiento Buri engendró un hijo, el dios Bor. Bor se casó con la gigante Bestla y con ella tuvo tres hijos. El mayor de ellos se llamó Odín, el segundo Vili y el tercero Ve. Ellos fueron los primeros de los Aesir.

Cuando Thrudgelmir y su hijo Bergelmir descubrieron la existencia de los hijos de Bor pidieron rápidamente ayuda a sus parientes para acabar con ellos. Así empezó la guerra entre ambos, que durante incontables años se desarrolló en la profundidades del Ginnungagap sin que ninguno obtuviera ventaja. Lo Aesir, aunque menores en número era tremendamente fuertes y sus heridas se curaban con facilidad, mientras que los gigantes eran capaces de engendrar hijos muy rápidamente para alimentar su filas.
Hubo un momento en el que los hijos de Bor tendieron una emboscada a sus enemigos, en la que consiguieron vencer al mas poderoso de sus enemigos, Ymir, el primero de los gigantes. Este se desangró en el fondo del Ginnungagap, provocando tal inundación que ahogó a toda su descendencia. Tan solo sobrevivieron Bergelmir y su esposa, que gracias a un barco, atravesaron el océano de sangre hasta llegar a su nuevo hogar. Esta tierra se llamó entonces Jotumheim, y fue el reino de los gigantes, que desde entonces y hasta el final de los tiempos, se enfrentan con los Aesir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: