Posteado por: HispaniaGothorum | 6 diciembre 2007

Snorri Sturluson

Vida.

La fuente islandesa que aporta los datos biográficos más precisos sobre la vida y la

actividad política de Snorri Sturluson es la “Sturlunga Saga o Saga de los Descendientes

de Sturla”, escrita en el s. XIII casi al mismo tiempo en que sucedieron los hechos.

Snorri nació en Hvamn, al oeste de Islandia, en el año 1178 ó 1179. su padre, Sturla

Thórdarson de Hvamn (1115-1183), descendía del famoso godi (rango político y

religioso cuya zona de influencia no estaba claramente delimitada en Islandia),

protagonista de una saga islandesa. Sturla también fue un rico e influyente godi, además

de fundador de la poderosa familia de los sturlungos. Su madre, Hundí Bödvardóttir,

descendía por parte de padre del renombrado poeta y vikingo Egil Skallagrçimsson,

protagonista también de la saga que lleva su nombre. Por parte de madre contaba entre

sus antepasados al legislador y poeta Markus Skeggjason.

Sturla Thórdarson disputó en los últimos años de su vida con el sacerdote Pal Sölvason

de Reykjaholt y fue derrotado al tomar partido por Pal y defenderlo Jon Loftsson, el

hombre más poderoso de Islandia en aquellos momentos. Para compensar a Sturla de su

derrota Jon Loftsson le ofreció educar a su hijo Snorri, que entonces tenía tres años de

edad, en su escuela de Oddi, el centro cultural de mayor importancia de la isla. Una vez

muerto su padre, Snorri vivió allí hasta los veinte años y durante este tiempo tuvo

contacto con gran cantidad de manuscritos llegados de Europa que en esa escuela eran

copiados y estudiados. En Oddi fue instruido Snorri en jurisprudencia, genealogía,

poesía e historia, fundamentalmente la de los reyes de Noruega. También debió de

adquirir un buen conocimiento del latín, puesto que el objetivo principal de esta escuela

era la formación del clero islandés.

En 1199 se casó con Herdis Bersadottir, pariente de su madre Hundí e hija del sacerdote

y rico propietario Bersi de Borg. Snorri era de carácter emprendedor y ambicioso y supo

aprovechar la fortuna que le deparó su matrimonio. En 1201 murió Bersi y Snorri tomó

posesión de muchas haciendas y granjas al oeste y al sur de Islandia y se dedicó a

explotarlas como propietario, aunque sólo le correspondiera su administración. En

Reykjaholt, al oeste del país, se conservan todavía restos de su residencia y del llamado

Snorralaug, pila de piedra labrada en la que Snorri tomaba sus baños de aguas termales.

Con Herdis vivió hasta el año 1206 y de ella tuvo una hija, Hallbera y un hijo, Jon.

Herdis murió en 1233. También tuvo un hijo de Thurid Hallsdottir, de nombre Oraeckja

y otros hijos de Gudrun Hreinsdottir. Igualmente tuvo una hija, Thordis, de cierta

Oddny.

De 1215 a 1218 fue “lögsögumadr” o recitador de la ley (tal cargo solía transmitirse de

padres a hijos y consistía en memorizar las leyes para luego recitarlas en los pleitos

celebrados durante la Asamblea o Parlamento General. Para ello el recitador se subía a

una pequeña roca conocida como la montaña de la ley (lögberg) que aún se conserva en

los Thingvellir o Campos del Parlamento, la antigua sede de dicho parlamento, al este

de la actual Reykjavik), el más alto cargo del Althing, Parlamento o Asamblea General

de Islandia. En 1218 viajó Snorri a Noruega con el fin de conocer mejor el país por cuya

historia se interesaba y para entrar en contacto al mismo tiempo con su rey y la nobleza.

Durante el invierno estuvo con el rey Hakon y con el jarl Skuli. En verano marchó a

Gautland, en Suecia, para visitar a Kristin, la viuda del jarl Hakon, casada de nuevo con

Eskil el Legislador. Para ella había compuesto anteriormente Snorri un poema y Kristin

se lo pudo agradecer entonces personalmente. En el otoño de 1219 regresó a Noruega y

durante el invierno permaneció con el jarl Skuli y el rey Hakon en Trondheim. Ese

invierno entró a formar parte de la corte del rey, quien lo nombró “lendr madr”, el rango

más elevado del séquito. Por tal motivo le regaló Skuli el barco que más tarde utilizó en

sus viajes. Se convirtió así en uno de los pocos islandeses en posesión de un título

nobiliario noruego, aunque por otra parte tal título lo habilitaba jurídicamente como

súbdito del rey Hakon. Así lo reconoció Snorri y cedió sus bienes a Hakon, quien se los

devolvió en calidad de regalo. Por todo ello Snorri se comprometió a que Islandia

aceptara la soberanía noruega. En el otoño de 1220 regresó Snorri a Islandia y al año

siguiente envió a su hijo Jon a Noruega como rehén. Su título y su ofrecimiento como

mediador del rey en sus deseos de anexionar Islandia despertaron suspicacias entre sus

compatriotas y Snorri procuró astutamente retrasar el cumplimiento de su misión. Como

compensación dedicó al rey y a Skuli el “Háttatal” o Recuento de Estrofas, la tercera

parte de su Edda.

De 1222 a 1231 volvió a ejercer de recitador de la ley. En el otoño de 1222 murió

Saemund Jonson y Snorri pensó en casarse con su hija Solveig, pero su sobrino Sturla

Sighvatsson se le adelantó y la desposó en 1223. El rencor que surgió entre tío y sobrino

por este motivo y otros de carácter político desembocó en luchas intestinas que

provocaron un fatal desenlace.

Durante cierto tiempo Snorri siguió disfrutando de su fortuna y ejerciendo una

influencia notable en la política islandesa hasta que el rey Hakon, cansado de esperar

que Snorri cumpliera su promesa, encomendó a su sobrino Sturla la misma tarea de

propiciar la anexión de Islandia a Noruega. Esta fue la causa de que en 1235

comenzaran las hostilidades entre ambos. Snorri reunió tropas y puso a su sobrino

Bödvar al frente de un grupo de hombres en Reykjaholt, al tiempo que ordenaba a su

hijo Oraeckja, al que había enviado al oeste, a Vatnsfjord, que se aprestase a la lucha.

Llegado el momento de combatir Snorri prefirió hablar de paz con Sturla y su padre

Sighvat. Éstos, como respuesta, se presentaron en Borgarfjord con un ejército de mil

hombres y obligaron a Snorri a huir hacia el sur, a Bessastadir, y más tarde al este.

Oraeckja intentó ayudar a Snorri atacando por mar en los fiordos del oeste, pero al no

contar con fuerzas suficientes tuvo que abandonar su propósito. Poco después Sturla

consiguió atraer con artimañas a Oraeckja a Reykjaholt. Lo hizo prisionero y le forzó a

prometer que se marcharía a Noruega, cosa que Oraeckja hizo. Snorri continuó la lucha

apoyado por su primo Tholeif Thordarson. Juntos marcharon con ochocientos hombres

a Borgarfjörd para presentar batalla a Sturla. Al presentarse la ocasión de combatir,

Snorri abandonó a Thorleif, que tuvo que pelear solo y fue derrotado. Sturla le obligó

también a marcharse a Noruega con sus hombres. A consecuencia de todo ello y

aprovechando como excusa una reunión de todos los jefes islandeses convocada por el

rey Hakon y el jarl Skuli en Noruega, Snorri marchó de nuevo a este país en el verano

de 1237. Aunque fue bien recibido por Skuli, no lo fue por el rey, quien no le había

perdonado el incumplimiento de su promesa.

Al otoño siguiente llegaron noticias de Islandia según las cuales Sturla Stighvatsson

había obligado a Gissur Thorvladsson, tras capturarlo, a jurarle fidelidad. Pero en el

verano de 1238 Gissur y Kolbein el Joven cayeron sobre Sturla y su padre y los

mataron. El propio Gissur acabó con la vida de Sturla.

En la primavera de 1239, cuando Snorri estaba a punto de partir para Islandia, llegó una

carta del rey por la que prohibía a todos los islandeses salir de Noruega ese verano.

Snorri desobedeció la orden y volvió a su país, donde fue recibido por su segunda

mujer, Hallveig Ormsdottir. Marcharon juntos a Reykjaholt y allí volvió a establecer su

residencia y a dedicarse a la política. Pero el rey Hakon no le había perdonado y decidió

vengarse, una vez muerto el jarl Skuli, el principal valedor de Snorri. El rey envió una

carta a Gissur Thorvaldsson en la que le ordenaba enviar a Snorri a Noruega o matarlo.

Gissur mantuvo en secreto el contenido de la carta y preparó un encuentro con Snorri en

la Asamblea General para el siguiente verano con fin de tratar la compensación

económica por la muerte de sus parientes Sturla y Sighvat. Llegó el verano de 1241 y

Snorri acudió a la Asamblea con ciento veinte hombres sin sospechar nada. Pero de

repente se presentó Kolbein el Joven, socio de Gissur, con seiscientos hombres. Snorri

huyó y buscó refugio en la iglesia de Thingvold. Kolbein no se atrevió a atacar y se

retiró. Poco después murió Hallveig Ormsdottir, lo que afectó profundamente a Snorri.

A continuación tuvo que repartir la herencia con sus hijastros. Al no ponerse de acuerdo

sobre las fincas de Reykjahol y Bessastadir, que Snorri reclamaba para sí, sus hijastros

Klaeng y Orm buscaron el apoyo de su tío Gissur, quien halló entonces un buen

pretexto para hostigar de nuevo a Snorri. Gissur planeó el ataque con Kolbein. Convocó

a sus partidarios y les dio a conocer la orden del rey para justificar su intención de

capturar a Snorri. Klaeng se mostró de acuerdo con Gissur, pero Orm, que había sido

educado por Snorri, no quiso secundar los planes y se retiró.

Snorri y sus partidarios recibieron una carta escrita con caracteres rúnicos (starfkalaletr)

que le advertía del peligro que corría, pero ni él ni ninguno de sus acompañantes supo

descifrarla. Gissur se presentó por sorpresa en Reykjaholt la noche del 22 de septiembre

de 1241 con setenta hombres. Irrumpieron en la casa donde Snorri dormía y éste

consiguió salir de allí y refugiarse en una cabaña próxima. En ella se hallaba el

sacerdote Arnbjörn, quien le aconsejó esconderse en el sótano. Gissur entró con sus

hombres en la casa y preguntó a Arnbjörn dónde estaba Snorri. Aquél respondió que no

lo sabía. Gissur replicó que no pararía hasta encontrarlo. El sacerdote le dijo que, si traía

promesas de paz, posiblemente lo encontraría. Los hombres de Gissur descubrieron

dónde estaba Snorri. Allí entraron Markus Mardarson, Simon el Nudo, Arni el

Amargado, Thorstein Gudinason y Thorarin Asgrímsson. Simon ordenó a Arni que lo

matara. Snorri gritó: “No me matéis”. “Mátalo” ordenó Simon. “No me mates”, repitió

Snorri y éstas fueron sus últimas palabras. Arni y Thorstein acabaron con su vida.

Oraeckja hizo matar más tarde a Klaeng. Simon el Nudo fue muerto en 1243. A

Thorstein Gudinason le cortó la mano un tal Sigurd, un antiguo servidor de Snorri. Arni

el Amargado fue asesinado en 1253. Gissur perdió a su hijo en un incendio en Myrar, al

norte de Islandia, provocado por los sturlungos. Las propiedades de Snorri pasaron a

poder del rey Hakon. Islandia fue anexionada definitivamente a Noruega en el año

1264.

Obra.

Tres son los títulos que constituyen el legado literario de Snorri Sturluson, la Edda, la

Heimskringla y la Saga de Egil Skallagrimsson, aunque no se puede afirmar con total

seguridad que fuera el autor de esta última.

La Edda es, por una parte, un manual destinado a la formación de poetas y a su

conocimiento de los diversos metros y recursos formales de la antigua poesía nórdica y,

por otra, un breve tratado mitológico que constituye una de las fuentes más valiosas

para el conocimiento de los héroes y dioses del mundo germánico.

A esta obra se la conoce también por Edda Menor para diferenciarla de la llamada Edda

Mayor (también denominada Edda Poética o Edda de Saemund), colección de cantos

anónimos de carácter épico y mítico fechados entre los siglos IX y XIII.

Si bien el término edda quiere decir propiamente “bisabuela” en antiguo islandés, no se

está en absoluto de acuerdo sobre su auténtico significado. Se piensa que puede estar

relacionado con el topónimo Oddi, localidad donde se hallaba, como ya dijimos, la

escuela donde fue educado Snorri, o bien que deriva del sustantivo ódr (canto, poesía).

Snorri debió escribir su Edda hacia el año 1225. Se ha conservado en varios

manuscritos. El más antiguo de ellos es el Codex Regius, que data del año 1325

aproximadamente. Fue regalado por el obispo Brynjolf Sveinsson al rey Federico III de

Dinamarca. El Codex Wormianus, fechado hacia la mitad del siglo XIV, contiene

además de la Edda cuatro tratados gramaticales y algunos poemas. De todos los

manuscritos conocidos sólo el Codex Upsaliensis, del año 1300 aproximadamente, cita

de forma expresa a Snorri Sturluson como su autor.

La Edda consta de tres partes. La Alucinación de Gylfi (Gylfaginning); el Lenguaje del

Arte Escáldico (Skáldskaparmál) y el Recuento de Estrofas (Háttatal). Aunque este es el

orden con el que aparecen en la obra se suele afirmar que cronológicamente fueron

compuestos a la inversa. Snorri debió comenzar por el Recuento de Estrofas, donde

ejemplifica diversas estrofas y metros escáldicos y los comenta con textos intercalados

en prosa. Escribió después el Lenguaje de Arte Escáldico, diálogo entre Bragi, dios de

la poesía y Egir, divinidad marina, con el propósito de explicar las metáforas y nombres

poéticos más usados en la antigua poesía nórdica. Por último redactó la Alucinación de

Gylfi, una exposición sistemática de los antiguos mitos de los pueblos escandinavos. La

Alucinación se presenta en forma de diálogo entre el rey Gylfi y tres dioses, Har,

Jafnhar y Thridi, que no son sino uno mismo, Odín.

La Heimskringla es una ambiciosa obra que se ocupa de la historia de los reyes de

Noruega desde sus orígenes míticos hasta el año 1177. Toma el nombre de las dos

primeras palabras, kringla heimsis, con las que comienza la saga que abre la obra, la

Saga de los Ynlingos. Kringla heimsins significa círculo o superficie del mundo y es

probablemente un calco de la expresión latina orbis terrarum. La Heimskringla

constituye un ambicioso testimonio literario tanto por su planteamiento formal como

por la información fidedigna y de primera mano, aunque no siempre objetiva, que

ofrece sobre mitos, leyendas, tradiciones, incursiones y hechos de armas de los antiguos

pueblos escandinavos. Sin ella nuestros conocimientos en el campo de la cultura nórdica

serían mucho más limitados.

El manuscrito más antiguo de la Heimskringla es el Kringla, fechado hacia el año 1260.

El Jöfraskinna data del año 1325 aproximadamente. El Frísbók data de 1325 y no

contiene la Saga de San Olav.

La historia de Noruega ya había sido abordada por algunos autores noruegos e

islandeses. Conocemos, por ejemplo, una obra histórica del islandés Eirik Oddsson, de

la que sólo nos han llegado fragmentos, o la Saga de Sverri del abad islandés Karl

Jonsson. Se conservan también algunos fragmentos de una biografía del rey Olav

Tryggvason escrita en latín por el monje islandés Odd Snorrason hacia el año 1190. Del

siglo XII datan igualmente dos crónicas escritas en latín en Noruega sobre el mismo

asunto. Se trata de la anónima Historia de Noruega y la Historia de los Antiguos Hechos

de los Reyes Noruegos, de Teodorico el monje. Snorri bien pudo conocer estas obras y

servirse de ellas como fuente, aunque no se puede afirmar con total seguridad. Las

únicas fuentes ciertas son las que él mismo cita en el prólogo de la Heimskringla: el

sacerdote Ari Thorgilsson y los poetas Thjodolf de Hvin y Eyvind Roba-Escaldas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: