Forseti,Dios de la Justicia y de la Verdad

Hijo de Balder, dios de la luz y de Nanna, diosa de la pureza inmaculada, Forseti era el

más sabio, el más elocuente y el más gentil de entre los dioses. Cuando su presencia en

Asgard se hizo conocida, los dioses le concedieron un asiento en la sala de consejos,

decretando que sería el patrono de la justicia y la rectitud, y le entregaron como

residencia el radiante palacio de Glitnir. Esta residencia tenía un techo de plata, se

sostenía sobre pilares de oro y brillaba con tal resplandor que podía ser divisado desde

una gran distancia.

 

Glitnir es el décimo;

se sostiene sobre oro

y está cubierto de plata.

Allí mora Forseti

a través de los tiempos

y todas las disputas disipa.

(Edda de Semund).

 

Allí se sentaba Forseti, el legislador, sobre un elevado trono cada día, resolviendo las

diferencias entre los dioses y los hombres, escuchando pacientemente a ambos lados de

cada interpelación y pronunciando finalmente sentencias tan equitativas que nadie podía

encontrarle fallos a sus decretos. Tal era la elocuencia y el poder de persuasión de este

dios que siempre lograba llegar a los corazones de sus oyentes y nunca fallaba en

reconciliar a los más denodados enemigos. Todos los que habían estado en su presencia

podían estar seguros de, posteriormente, vivir en paz, pues ninguno osaba romper un

juramento hecho ante él, a menos que quisieran incurrir en su justificada cólera y ser

azotados inmediatamente por la muerte.

Como dios de la justicia y de la ley eterna, se suponía que Forseti presidía todas las

asambleas judiciales. Todos aquellos que iban a se sometidos a juicio le suplicaban

invariablemente, y se dice que rara vez dejaba de ayudar a los que se lo merecían.

La Historia de Heligoland.

Para facilitar la admisión de la justicia en su tierra, se dice que los frisios nombraron a

doce de sus hombres más sabios, los asegeir, o ancianos, para que reunieran las leyes de

las diversas familias y tribus que formaban su nación y que recopilaron a partir de ellos

un código que fuera la base de leyes uniformes. Los ancianos, habiendo concluido

concienzudamente su tarea de recoger la información resumida, embarcaron en una

nave pequeña para ir en busca de un lugar apartado donde pudieran llevar a cabo sus

deliberaciones en paz. Pero tan pronto como se habían hecho a la mar, se levantó una

tempestad que arrastró su barco hasta muy dentro de las aguas, de un lado para otro,

hasta que perdieron por completo la orientación. En su agotamiento invocaron a Forseti,

rogándole que les ayudara a llegar hasta tierra de nuevo. Apenas habían terminado su

oración cuando se percataron, para su gran sorpresa, que habían un decimotercer

pasajero a bordo.

Asiendo el timón, el recién llegado viró el barco, guiándolo hacia el lugar donde las olas

se elevaban más y en un espacio de tiempo increíblemente corto, llegaron a una isla,

donde el timonel les hizo señas para que desembarcaran. Asombrados del silencio, los

doce hombres obedecieron. Su sorpresa aún fue mayor cuando vieron que el

desconocido arrojaba su hacha de guerra y un límpido manantial manaba del lugar

donde había ido a parar en el césped. Imitando al desconocido, todos bebieron del agua

sin decir una palabra, tras lo cual se sentaron en un círculo, maravillados porque el

desconocido se parecía a cada uno de ellos en algún rasgo, pero aun así era muy

diferente a todos en aspecto general y semblante.

El silencio se vio roto de repente y el desconocido comenzó a hablar en voz baja, que se

volvió más firme y más alta mientras se disponía a exponer el código de leyes que

combinaban todos los buenos puntos de los diversos reglamentos existentes que los

asegeir habían reunido. Tras terminar su discurso, el orador se desvaneció tan súbita

como misteriosamente había aparecido y los doce juristas, recuperando el habla,

exclamaron simultáneamente, que el mismo Forseti había estado allí entre ellos y les

había entregado el código de leyes por el que a partir de entonces serían juzgados los

frisios. En conmemoración de la aparición del dios, declararon como sagrada la isla

sobre la que se encontraban y pronunciaron una solemne maldición sobre cualquiera que

osara profanar su santidad con luchas o derramamiento de sangre. En consecuencia, esta

isla, conocida como tierra de Forseti o Heligoland (tierra sagrada), fue muy respetada

por las naciones nórdicas e incluso los vikingos más audaces evitaron hacer incursiones

en sus costas, por tener temor a que pudieran sufrir un naufragio o encontrarse con una

muerte vergonzosa en castigo por su crimen.

Con frecuencia se celebran solemnes asambleas jurídicas en esta isla sagrada y los

juristas siempre recogían agua y la bebían en secreto, en memoria de la visita de Forseti.

Las aguas de este manantial eran, además, consideradas tan sagradas que todos los que

bebían de él eran considerados santos, e incluso se prohibía matar al ganado que había

bebido allí. Ya que se decía que Forseti celebraba sus sesiones jurídicas en primavera,

verano y otoño, pero nunca en invierno, se hizo costumbre entre las naciones del Norte,

administrar la justicia durante estas estaciones, declarando la gente que era sólo cuando

la luz brillaba claramente en los cielos, cuando lo justo se hacía evidente ante todos, y

que resultaba imposible el presentar un veredicto equitativo durante la oscura estación

de invierno. Forseti es raramente mencionado, excepto en conexión a Balder.

Aparentemente, él no participaría en la batalla final en la que los otros dioses jugarían

papeles tan importantes.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: