Nuestra Herencia Gótica

Los Godos serían los que más tarde acabarían con el Imperio Romano con el liderazgo del rey Alarico.
En la Península Ibérica tenemos un gran linaje de este gran tesoro.
Démonos cuenta que los Godos fueron poseedores, además de la herencia Teutónica que nos toca, de una sabiduría intrínseca que caracterizaron a todos los pueblos Germánicos. Las Runas y sus misterios fueron paseados y compartidos por gran parte de Europa como puede ser Italia, España, Francia y Rusia por la mano Goda (Visigodos y Ostrogodos) y esta sabiduría carente de simplicidad y poseedora de misterios espirituales y ancestrales de la cultura, fue lo que coronó a algunas civilizaciones, que como los Godos, pudieron atreverse a llamarse así mismos: Descendientes del Todo Padre, el señor Odín.
No nos damos cuenta que la música que oímos tiene sonidos armónicos típicos de la música Goda, no nos damos cuenta que muchas palabras del Castellano son de origen Godo. Escudos Heráldicos, el Código Penal, Nombres de algunas Regiones, todo ello tiene poderosas influencias Godas.
El paso de los Visigodos por España sitúa a este país, como uno de los herederos de la sabiduría germánica.
Hoy en día hay muchos descendientes de españoles en América Latina. La América Latina mayoritariamente posee una estructura social de carácter europeo, pero con rasgos definidos que las hace diferentes en aspectos concretos. Esta es la prueba de otra migración profunda y ancestral. Nuestros ancestros, de España, pasaron a las Américas e implantaron su descendencia, descendencia a veces genealógica, a veces cultural o ambas a un mismo tiempo.
Hoy, La Tribu Goda se ha despertado. Según algunos escritos recuperados del pasado, incluso en España, en la época Visigoda, hubo un claro culto pagano en las clases agrícolas de aquellos tiempos. Las pruebas, son las cartas encontradas entre varios responsables eclesiásticos y políticos (Visigodos) en donde muestran la preocupación por la aparición de restos de rituales paganos y ofrendas a “ídolos” las cuales, en las mismas cartas, aconsejaban destruir y quemar. Recordando que la religión original de los ancestros de los, en aquel entonces, Visigodos fue el paganismo Nórdico, se ve claro un halo de supervivencia de estas creencias y prácticas que fue practicada, como ya hemos dicho con pruebas pertinentes y documentadas, por las clases agricultoras de aquella antigua Península Ibérica.
Hubo un momento en la historia en la que los Godos se dividieron, tras la muerte del Glorioso Alarico, quien estuvo a punto de conquistar gran parte del mundo, y quien su ambición igualó a la del mismísico Alejandro Magno. Esta división fue la conocida entre Ostrogodos y Visigodos. Una parte de esta división pensó en saltar a las tierras fértiles del sur de Francia, de hay pensarían en Italia y España. Aquí comienza la que sería la más relevante historia Germánica de la Península Ibérica, cuando esa facción Goda, conocida como los Visigodos ofrecerían su pedacito del pastel germánico, convirtiendo el linaje Ibérico como parte de la antigua familia de los pueblos Teutones y sus descendientes.
Hlðskviða: La Batalla de los Godos y los Hunos
Hlðskviða (La Batalla de los Godos y los Hunos) se cuenta a veces entre los poemas de la Edda. Se ha preservado como stanzas separados, entremezclados entre el texto en la autorización Heiðreks del saga de Hervarar, pero se conviene generalmente que era originalmente un entero poético.
Heiðrekr, rey del Goths, tenía dos hijos, Angantýr y Hlðr.Solamente Angantýr era legítimo, así que él heredó el reino de su padre. Hlðr demandó mitad de la herencia, Angantýr rechazado para partir uniformemente y la guerra sobrevino, demandando primer Hervr, su hermana, entonces Hlðr mismo como muertes. El poema termina con Angantýr que encuentra a su hermano muerto:
Okkr de Blvat es, bróðir,
orðinn del þinn del ek del em del bani;
uppi del enn del mun del þat;
norna del dómr del es del illr.
“nos maldicen, hermano, yo nos hacemos su asesino; es todavía otra vez verdad; cruel es el juicio del Norns.”
La Lengua de los Godos
Afortunadamente el obispo Wulfilas registró la lengua gótica hacia el año 300. De este modo gran parte de la lengua gótica ha sobrevivido hasta nuestros días y nos permite realizar estudios mucho más profundos sobre el orígen del mismo. El idioma Gótico según se ha estudiando es una de las lenguas más cercanas al concepto de “proto-germánico”.
Probablemente Wulfilas nunca pudo sospechar que siglos más tarde, su obra sirviera como una base sólida para el renacimiento de la cultura gótico-pagana de nuestros ancestros, mucho menos imaginó los estudios y tremendos resultados que estos nos ofrecerían tras poder examinar el resultado de su trabajo.
Según algunas teorías, existen conexiones lingüísticas más cercanas entre escandinavo y gótico antiguo que entre gótico y los lenguajes germánicos occidentales. Además, allí estaban dos tribus probablemente están ambas estrechamente relacionadas entre si con los godos y permanezca en Escandinavia, los Gotlanders y los Geats, y estas tribus eran consideradas para ser los godos por Jordanes. Como ya hemos visto, tal vez un pequeño error al generalizar y no poseer mayor diferencia entre Gauts y Goths.
Virtualmente todas las características fonéticas y gramaticales que caracterice los lenguajes germánicos norteños como una rama separada de la familia de idioma germánica ( por no decir nada de las características que distinguen varios dialectos escandinavos ) parecen para haber evolucionado a una fase posterior que los propios en referencia a la conservación en el dialecto gótico. El gótico a su vez, mientras siendo una forma extremadamente arcaica del germánico en la mayor parte de los respetos, ha desarrollado sin embargo cierto número de características únicas que no comparte con ningún otro idioma germánico.
Sin embargo, esta no excluye la posibilidad de que los godos, los Gotlanders y los Geats pudiesen ser relacionando como tribus relacionadas. Similarmente, los dialectos sajones de Alemania son apenas más cercanos a anglo-saxon que cualquier otro idioma hacia del oeste germánico que tienen no el cambio del alto alemán consonante (ley de Grimm), pero el de las tribus es claramente idéntico. Los yutes de Jutlandia ( Dan Jylland, en la Dinamarca Occidental) es al menos etimológicamente idéntico a los yutes que vinieron de esa región e invadió Gran Bretaña junto con los anglos y los sajones en el siglo V AD. sin embargo, no existe ninguna fuentes escrita restante para asociar los yutes de Jutlandia con dialectos germánicos del Norte, o los yutes del Gran Bretaña y los dialectos germánicos occidentales. Así, el idioma no es siempre el mejor criterio para tradición tribal o factores de la continuidad étnica. No obstante estos elementos aunque probablemente un poco inestables puedan servir para hacerse una idea global y general de factores tan importantes como los de carácter étnico-tribal.
La conclusión que bien podemos sacar de las evidencias, a pesar de algunas pocas irregularidades, es que la lengua Gótica a pesar de algunas peculiaridades supone una lengua antigua, de tronco Germánico y con influencias probablemente Escandinavas que pudo posteriormente evolucionar. Wulfilas hizo sin duda un gran favor a los estudiosos contemporáneos de esta lengua y tradición. Su examen nos ha permitido hacernos una idea un poco más clara de los orígenes Germano-Escandinavos de nuestros antepasados.
La Religión Gótica Antigua
Para entender la religión de los godos uno debe entender siempre el origen y transfondo de su cultura. El Goths viene del Istævones, antepasados en Escandinavia se parecerían originalmente haber sido Ingævones; dedicados sobre todo a la agricultura y a la adoración de Ing (Frey) y de su consorte. Mientras que los aspectos más destacados de la religión de los Godos fue el culto a Wodan (Odín), la tradición de los Vanir pervivió por muchos siglos dentro de las creencias de los Godos. Después de su migración hacia el sur, hay evidencia sobre la adoración de los Vanir entre los Goths. Un nombre rúnico gótico, el enguz, indica al dios de Ing. Un documento romano antiguo, indica que en el final de su período pagano, el Goths llevaría una deidad de madera en un carro. Esta costumbre estuvo muy arraigada entre los Godos, una costumbre muy extendida a lo largo de toda su cultura, y fueron requeridos para adorarlo como muestra de la lealtad a la vieja religión, puesto que los cristianos habían comenzado a ganar conversos entre los Goths durante aquellos mismos tiempos. Los sacerdotes góticos incluso llevaron estas estatuas del culto a través del Danubio mientras que el Goths huía de los Hunos en 375.
El culto a los Vanes muy probablemente proviene de una época remota pre-indoerupea en plena época de religiones agrícolas, habitualmente de carácter matrifocal. La antigüedad del pueblo Godo muy probablemente le hizo absorver con mucha más persistencia el fenómeno agrícola y arcaico y conservarlo dentro de su propia estructura tribal en su realidad religiosa y folclórica pertinente. Posteriormente, puede que tras la llegada Indoeuropea, pudo llegar el culto antiguo a los Aesir que tras un choque cultural lograran co-habitar conjuntamente, aprendiéndo los unos de los otros y dio origen a la expresión mitológica que conocemos como Ases y Vanes que componen el pilar central de la estructura de nuestras creencias. Algunos estudiosos han explicado así la posible interpretación de los textos mitológicos en las Eddas, en los cuales se describe una guerra entre los Ases y los Vanes y una posterior paz, con una especie de “intercambio de rehenes” y lo que supone: aprender cada uno de su bando contrario, logrando la convivencia e incluso fusión. Siendo así o no, lo cierto es que los Ases y los Vanes componen las dos familias mitológicas germanas principales y que las evidencias situan a los Vannir en un culto descendiente de panteones muy antiguos, orígen del Paleolítico Superior en donde abundaban por encima de todo Dioses Agrícolas y Matronas soberanas, por no mencionar el Seidr, arte de los Vannir (y luego enseñado por Freyja a Odín, de los Aesir). El Seidr como expresión de Brujería Chamánica igualmente estaría sujeto a las prácticas matrifocales de las religiones neolíticas, más aún cuando el Seidr era utilizado únicamente por mujeres en primera instancia.
Los Godos reflejaron perfectamente la fusión de los cultos Ases y Vanes dentro de su propia estructura tribal, algo que prueban distintos testimonios árabes y romanos, especialmente romanos.
De Jordanes aprendemos que Gaut (Wodan, Odín) era considerado el padre y fundador del pueblo de los Godos, estos descenderían de él, algo que supone a los Godos como descendiente del Dios padre por excelencia de los Germanos: Odín. Especialmente los linajes reales de los Godos tenían claros lazos con el propio Wodan, algo que observamos de una forma idéntica en otras genealogías reales de otras tribus de origen Teutón. No hay pruebas que respalden que Gaut fuera un personaje histórico miembro de la nobleza. Enero Czarnecki nos dice que el nombre de Goth podría provenir del significado “la gente que habita en el río Gautelfr” (río situado en Suecia) orígen del cual se piensa el pueblo Goth pudo haberse originado. Algunas interpretaciones detallan el significado de esta definición como “verter propiciando lluvia” lo que ofrecería un simbolismo religioso de sacrificio con la intención de favorecer fenómenos climatológicos en beneficio de las cosechas, un culto probablemente, por aquel entonces, vinculado a Wodan. En última instancia también la palabra Gaut puede asociarse con un fenómeno púramente sacerdotal, como Godhi que viene a significar algo así como “aquel que habla con los Dioses”. No obstante podemos evidenciar que el término “Gutans” y su asociación podría venir a significar un apodo de sobre-divinazión de una tribu, tal vez fenómeno descendiente de épocas en la que el rey cumplía la función de representante de la tribu y por tanto de sacro sacerdote ante su antepasado y, a la vez, el antepasado de toda la tribu, el dios Wodan.
Hay hipótesis que arrojan la posibilidad de que alguna parte del material mítico de muchas tribus Germánicas, sea en realidad de orígen exclusivamente gótico. Los góticos dejaron una excasa información escrita sobre ellos, no obstante si dejaron una larga lista de reyes y genealogías divinas, así como también de héroes y sus correspondientes hechos heróicos y legendarios que bien pudieron pasar a la mitología personal de otras tribus y crear, con el tiempo, una red mitológica común en varias de las tribus Germánicas. Tal vez no literalmente como héroes en si, pero si como arquetipos de inspiración a lo largo de todo un amplio desarrollo. Es indudable la poderosa mano de los Godos en los textos de las Eddas y también en algunas herencias literarias de los Sajones. A veces, en la Edda el término “Goth” es utilizado de forma mítica y simbólica, no obstante lo más probable es que en orígen, la mitología referida al nombre de este pueblo sea del seno del propio pueblo Godo.
Todo lo ennumerado respecto a religión y mitología nos ofrece la clara visión del pueblo Godo como un pueblo Germánico, de tronco Nórdico, cuya religión original era expresamente pagana, en el sentido más germánico de la sustancia tradicional. Además, muchas evidencias nos demuestran la lucha de los Godos por la supervivencia de su fe incluso después de su “conversión oficial” a cargo del Imperio, cuando aún así y durante varios siglos, las antiguas tradiciones eran mantenidas por las clases más humildes.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: